Ver fechas y apuntarme

¿Qué es el trabajo con el niño interior?

Autoestima

Corazón

Responsabilidad

Recuperar el Yo

Cuando somos niños, estamos todavía aprendiendo y depositamos nuestra confianza ciega en nuestros padres para navegar por este mundo tan complicado. Si ellos no saben atender nuestras necesidades, o se propasan con los límites que nos imponen y no dejan que nos desarrollemos en todo nuestro potencial, nos sentimos desaprobados o ignorados y desarrollaremos carencias como adultos. Los sentimientos de abandono y de vergüenza tóxica se deben a creencias infantiles sobre nuestra propia imperfección, que desembocan en inseguridad y en un intento de ocultar nuestro verdadero yo haciendo lo que los demás esperan de nosotros para obtener su aprobación.

Un adulto creativo es un niño que ha sobrevivido.Ursula K. Le Guin

¿Nunca te has preguntado por qué, pese a todos los títulos universitarios y los años de experiencia a tus espaldas, reaccionas como un niño cuando algo te altera? Esto es porque en la niñez desarrollamos todas nuestras pautas de comportamiento. Son nuestros mecanismos de defensa originales, y son muy inadecuados, porque solo éramos niños cuando nos vimos obligados a desarrollarlos. En nuestro día a día nos encontramos en situaciones que nos recuerdan a las situaciones originales que originaron estos mecanismos, y revertimos a ellos porque ya los utilizamos una vez y nos sirvieron. Muchas de nuestras reacciones desproporcionadas se deben a estas memorias subyacentes de traumas infantiles.

Al sanar al niño interior, recuperamos nuestras cualidades más esenciales, las que provienen del corazón, como la espontaneidad y la inocencia, y la capacidad de ser uno mismo sin importar las expectativas de los demás. Un niño interior sano es la clave para amarnos y aceptarnos incondicionalmente, y es la condición más fundamental para la autoestima.

La única manera es responsabilizarnos de nosotros mismos como adultos que somos. Nos adentramos en un camino de reencuentro con la infancia, oculta en nuestra memoria o reprimida, en el que aceptamos el sufrimiento que determinados actos nos ocasionaron. Sentir la rabia y la tristeza del niño herido es la manera de que el adulto pueda seguir adelante. Este camino requiere compromiso y constancia, igual que criar a un niño.

Una vez aceptado el dolor, comprendemos que nuestros padres lo hicieron lo mejor que pudieron y que ellos también eran niños heridos, y así abandonamos la imagen idealizada que tenemos de ellos y podemos reconciliarnos con el clan familiar.

Recuperar al niño interior es la clave para fortalecer nuestra autoestima, encontrar a nuestro verdadero yo y tener unas relaciones familiares y conyugales sanas.

Próximas fechas

No se encontraron eventos
Ir al calendario

Hablemos

Escríbenos o llámanos y estaremos encantados de ayudarte.


María Teresa Femenía
Directora y fundadora

Maite atiende su consulta privada en el Centro Maná y es la responsable de que profesionales de la salud impartan sus cursos y ofrezcan sus talleres en este espacio de introspección y cambio.



Centro Maná
Camino Peñón de la Mica, 11
03727 Jalón, Alicante (España)

Suscríbete para recibir todas nuestras novedades y ofertas exclusivas para socios.
¡Apúntame!
Centro Maná